lunes, 16 de junio de 2008

Otto de la Rocha: Guerrero de la vida

(Publicado en el diario La Prensa, 20 de Mayo 2007)


A Otto De la Rocha lo castiga el cáncer de próstata, pero aún así se ve sonriente y optimista. Afirma que lo único que ahorita lo mataría sería dejar de trabajar.

Han pasado seis meses desde que le diagnosticaron cáncer de próstata a Otto De la Rocha, reconocido cantautor nicaragüense, director y productor de populares programas radiales como La Palomita Mensajera y Lencho Catarrán, y a la vez intérprete de personajes como El Indio Filomeno y Aniceto Prieto.

Este artista de 74 años regresó a Nicaragua el sábado de la semana pasada, luego de haber permanecido tres meses en Cuba, donde recibió un tratamiento de radiaciones químicas para combatir el cáncer en el hospital oncológico de ese país caribeño.

Su llegada fue muy emotiva. Familiares y admiradores lo recibieron en el aeropuerto con pancartas, aplausos y hasta tortillas llevadas desde San Rafael del Norte, lo cual lo hizo llorar.

El lunes de la semana pasada, a dos días de su llegada al país, Otto se integró a La Nueva Radio Ya, donde se transmiten sus programas.

Ahora, ya tranquilo y descansando en su casa, este hombre con 61 años de vida artística cuenta que no ha sido nada fácil enfrentar esa enfermedad, pero aún así, por el momento no corre ningún peligro y se siente muy bien.

Cuenta De la Rocha que le detectaron cáncer en noviembre del año pasado y desde ese mes empezó a tomar unas pastillas llamadas Bidrostat, las cuales ingirió durante tres meses, causándole trastornos en su temperatura corporal.


Posterior a la toma de estas pastillas, el artista debía combatir la enfermedad con radiaciones químicas, las cuales también recibió durante tres meses.


“Parte de lo más angustioso es el efecto de las radiaciones, que cuando lo acuestan en la máquina uno no siente nada durante esos 10 ó 15 minutos, pero el efecto viene después, se inflama todo el sector, y al orinar sentís como si tenés un hierro caliente ahí (...)”, explica.


POR CUENTA DEL PRESIDENTE
De la Rocha aclara que el tratamiento lo tuvo que recibir en Cuba debido a que en Nicaragua no se encuentra disponible, y que todos los gastos médicos corrieron por cuenta del Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra.

“A Daniel le dijeron que estaba enfermo y en carrera me sacaron de aquí (Nicaragua)”, cuenta, y en seguida agrega que un amigo suyo le prestó la casa, donde vivió junto a su hijo Otto Gabriel De la Rocha esos tres meses en Cuba y un vehículo para su traslado. “Yo sólo pagué la comida y la gasolina del carro”, dice.

Durante el tratamiento, lo más angustioso para el nicaragüense era hacer una larga fila para realizarse las radiaciones, pues era mucha la demanda y sólo había un aparato.


Aunque los médicos no le orientaron cuidados especiales, Otto De la Rocha trata de comer saludablemente y no consume leche ni queso, por recomendación de un amigo.


Todo ello lo hace con el fin de salir victorioso de la prueba de PSA —examen de sangre que se utiliza para detectar una sustancia producida por la próstata llamada antígeno prostático específico, PSA—, que se realizará el próximo 12 de junio para determinar si la enfermedad fue controlada con los tratamientos.

PLANES
Actualmente Otto De la Rocha lleva su vida normal. Descansa los fines de semana, o sale a pasear con su familia, y de lunes a viernes trabaja con sus espacios radiales.

El próximo 9 de junio viajará a Perú para grabar una radionovela llamada El Regreso de Jesús, donde él interpretará el personaje principal.


“Ya le dije a la gente que me lleva que el 12 de junio me tengo que hacer el examen”, explica.
Asimismo, cuenta que para este año grabará un disco con temas nuevos y antiguos que no han sido grabados, siempre y cuando “Dios lo permita”.

"Nicaraguita" Tienda en Linea